domingo, 22 de junio de 2014

Voy a ser optimista.

Hola, acá ando, otra vez, les voy a contar como fue estar interna en un hospital...perdón en la cárcel llamada hospital.
Me toco estar pieza con una mujer...(su hijo era *w*, me encanto), el lugar estaba lleno de cámaras parecía un reality show. Cuando me pesaban era un martirio porque veía que subía de peso, pero luego bajaba.
Si se preguntan si vomite en el encierro, si lo hice y eso me costo estar encerrada mucho mas tiempo, pero no me arrepiento de eso.
Tenía visitas de los doctores, y visitas de mi familia que no me ayudaban mucho, enserio.
Era optimista, o eso pienso...ahora quiero volver a ser optimista.
Los enfermeros eran como decir simpáticos, y no se daban cuenta o a lo mejor si.
Bueno ahora quiero ser optimista.
Adios, besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quemando recuerdos.

Y así como obtuve todo, así fue como todo se fue a la mierda. El chico poliamoroso que me gustaba, me logro engatusar una vez mas y por unos...