domingo, 9 de marzo de 2014

Un pedacito de mi.

Hola, no tengo mucho que contar y no quiero poner toda mi rabia acá. Así que les dejo unos poemas que en lo personal los leo y quedo pensando..espero que lo disfruten tanto como yo.

1)¿No tenéis la sensación de que se detiene el tiempo por la noche? Y que todo pasa demasiado lento.
 Y que las ganas de aumentan. Escapar a cualquier sitio, no importa dónde, pero no quieres terminar en la misma cama de siempre, con la misma sensación de que, tu vida, no tiene más sentido que despertarte al día siguiente y caminar hasta que vuelva a caer la noche y vuelvas a hacerte las mismas preguntas. 
Siempre las mismas preguntas, como si fuese un bucle o un laberinto en el que, empiezas a pensar, encontrarás la salida demasiado tarde. 
No sé. Las paredes arañan a estas horas. Los silencios te gritan al oído.
 La soledad te abraza demasiado fuerte, hasta que te duele todo el cuerpo. Y las canciones que escuchas sólo lamen la herida durante algunos minutos, pero luego escuece hasta que te quedas dormido, y tienes sueños extraños sobre un día de otoño en el que no deja de llover mientras tú bailas por las calles y sonríes.
 Y entonces despiertas. 
Te cuesta un rato abrir los ojos, saborear la realidad, aún huele al tabaco de la noche anterior.


2)Un invierno sin sol.

Yo amé, con perdón.

Amé por encima de todas las cosas, que es,
permítanme que les diga,
de la única forma en que se puede amar.

Yo viví
en un cálido regazo del amor,
protegido bajo su techo,
comiendo de su misma mano,
aprendiendo el fuego hasta verlo arder,
hasta quemarnos.
Compartí su sudor
y ascendí en su alegría de peldaño en peldaño.
Es decir: de dos en dos.

¿Sabéis qué?
Yo tampoco creía en la magia hasta que la vi.
A ella.
Irradiándola, desprendiéndola,
 descontrolando el tiempo
y cargándose con un gesto cualquier rutina impuesta,
criando una primavera en cada estación.

Solo querría decirles eso.
Decirles: yo tuve un reino y lo llamé hogar.
Y fue tan inmenso como el más pequeño de los detalles.
Una puta barbaridad.
Así debía de ser mi cuento.

Sin embargo, escribo desde el dolor aquel
en que solíamos gritar que todo acaba mal
porque si no, no acabaría.

Así fue
que todo se llenó de distancia
y de sangre,
todo se ensució de grietas y pudriéndo-
se pasó como una enfermedad
por delante nuestro,
un olvido por encima de nosotros
paseándose
jodiéndonos,
diciéndonos adiós,
a dios reclamadle.

Estas son mis ruinas y esta es mi voz.
Un paseo con vistas a los escombros.
Si veis al amor por ahí, solo decidle que lo siento.
Que el frío se ha hecho ciudad
y yo, solo, he aprendido a quemarme.
Que la poesía pague los destrozos
y su recuerdo sea mi única migaja de calor.
Esta es la historia de un derrumbamiento.
El infierno hecho paisaje.
Mi baile nupcial sobre el lodo.
Un invierno sin sol.


Son 2 de los poemas que más me gustan, encuentro que esos dos poetas, no se si muy conocidos escriben de una forma que ya quisiera yo tener.
Un beso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quemando recuerdos.

Y así como obtuve todo, así fue como todo se fue a la mierda. El chico poliamoroso que me gustaba, me logro engatusar una vez mas y por unos...